miércoles, 9 de agosto de 2017

ESQUELETO DE BRAZOS

Imagen cogida de Pinterest





ESQUELETO DE BRAZOS




Por el ala también duelen los juegos sucios de las alcantarillas la página negra de los periódicos o el esqueleto de los brazos que se enreda en el fango hay caídas que nos habitan como la penumbra hímenes estáticos vírgenes sobre los andenes húmedos del ciprés y rosas de trasmundos cercenadas de voces indescriptibles nunca falta en el tragaluz la rebeldía del polvo ni la mosca profunda de las tumbas ni los bisturís repentinos de la tristeza ni la desmesura del verdugo para darle rienda suelta a las funerarias: yo ya he querido mirar muchos jardines y me resulta aburrido el continuo extravío es casi como ver con cáncer el zodíaco el rostro de los chuchos indecentes el hechizo de los murciélagos colgando de la vacuidad de los párpados al punto todo se nos vuelve podredumbre: la opacidad cobra vida en estas cabuyas en ruinas de la asfixia  —nada quedó lavado después de todo el torrente y cambio de estación salvo la propia disolución y lo vulnerable sí uno queda así cuando se resquebrajan los colores y se yerguen como pavo real las cacofonías y las anti postales del vestigio que nos deja el hambre  por supuesto el país sos vos aunque no funcione sos vos cerrada la puerta del pecho y los dientes terribles de las carnicerías a cada quien le toca abrir una celda cada mañana jugar a la amnesia y desinventariar de una vez por todas la  existencia de la ternura hay demasiadas muertes sin remordimientos: te respiro oscura en el extremo de la noche inasible como el pez de la oscuridad en el abismo (no no te velaré en mi memoria ni siquiera una lágrima tal vez puedo incinerar mis fracasos junto con todas las palabras liquidas que derramé en tu ombligo tal vez degüelle al animalito del sueño entre rejas ni por costumbre quiero un cuerpo de espejismo) claro que no soporto más simulacros ni culpas después de todo el país taladra mis sienes y arden los encajes cuando entran los colmillos ya he tenido en libros tratados de odio y de trajes que no son a mi medida…
Barataria, 2017

No hay comentarios: